S?bado, 10 de noviembre de 2007
.fotos.miarroba.com


Originario del Estado de M?xico, el menor de 6 a?os ha dado charlas sobre medicina a universitarios


11 de mayo de 2006

M?XICO D.F. (EFE). Maximiliano Arellano, de 6 a?os, podr?a comenzar a estudiar la carrera de Medicina en un futuro pr?ximo, debido a sus conocimientos de esta disciplina y su memoria fotogr?fica.

El ni?o, natural del Estado de M?xico, ha impartido conferencias sobre temas como osteoporosis, diabetes o anemia, una de ellas ante universitarios que observaban perplejos c?mo Maximiliano expon?a a la perfecci?n lo aprendido.

Su madre, Alejandra de la No?, dijo que la familia est? pensando en que el ni?o compagine las diversas materias propias de su edad con asignaturas de Medicina para que a los 13 a?os "Max" obtenga la licenciatura.

Las autoridades de la facultad de Medicina del Estado de M?xico, donde el ni?o dict? recientemente una conferencia, han dicho que desconocen el inter?s paterno para que Maximiliano estudie la carrera.

"Desde la charla que dio no hemos tenido ning?n contacto con la familia", declar? ayer el director de la facultad, Roberto Camacho, quien supo del talento del ni?o cuando conoci? al padre del menor, representante de un laboratorio m?dico.

Camacho opina que resultar?a complicado adaptar las asignaturas y situaciones para que un ni?o de tan corta edad pueda recibir clases en la universidad.

El acad?mico consider? tambi?n delicada la posibilidad de que la universidad acepte a Maximiliano como alumno y declar? que adem?s de superar el examen de ingreso, la situaci?n deber?a ser evaluada por las autoridades del centro educativo.

En cualquier caso, seg?n Camacho, no podr?a tener lugar el siguiente semestre como esperaban los padres del ni?o porque el periodo de inscripciones ya est? cerrado.

"Max" comenz? a mostrar su memoria fotogr?fica a los tres a?os cuando sorprendi? a sus padres recitando las capitales del mundo.

A partir de ah? se interes? por los libros de Medicina de su padre, y comenz? a hacer patente su extraordinaria capacidad para memorizar cualquier texto que hubiera le?do.

No obstante, sus progenitores desconocen si el talento de su hijo abarcar? tambi?n un nivel de razonamiento superior a la media, aunque sus calificaciones escolares no bajan del grado m?ximo.

Ajeno a todo el revuelo que ha suscitado su talento, "Max" es un ni?o muy normal que disfruta jugando con sus amigos, se olvida en ocasiones de hacer la tarea de clase y se confiesa "despistado".

"Qu? bonito tener tanta gente", dice al pregunt?rsele por la atenci?n de la que es objeto debido a su capacidad de memoria.

Su otra gran pasi?n, aparte de la medicina, es la biolog?a marina y guarda como un tesoro un libro de Jacques Costeau, del que muestra su animal preferido, el pulpo.

Le gusta todo tipo de m?sica, pero disfruta sobre todo con la cl?sica, y cuando se le pregunta por ello comienza a citar a los grandes compositores y sus obras m?s destacadas.

Otro de sus talentos es una completa familiaridad con internet, "donde acude con frecuencia para dar respuesta a las preguntas que nosotros no podemos contestarle", afirma su madre.

"Quiero ser m?dico para curar a la gente", asegura "Max" como cualquier otro ni?o que expresa una vocaci?n temprana, pero que en este caso podr?a hacerse realidad antes de lo habitual gracias a su extraordinaria capacidad.

Su madre critica que "hay muchos detractores, no pueden concebir que sea tan inteligente y no quieren integrarlo a clases con gente mayor que ?l".

No descarta que su hijo, "hiperactivo", pudiera estudiar varias carreras universitarias y asegura que por el momento no se han puesto en contacto con ninguna asociaci?n de ni?os superdotados.

La Asociaci?n Mexicana Para el Apoyo a Sobresalientes (AMEXPAS), dice que el 10% de los ni?os mexicanos podr?a englobarse en esta categor?a.

M?xico no dispone de un programa gubernamental para proveer a estos ni?os de educaci?n especial, pese a que la ley les garantiza el derecho a recibirla, seg?n sostiene la revista especializada Ciencia hoy

Tags: niño prodigio mexicano, maximiliano arellano, el centinela trujillano, carlos paredes abad, carlos paredes

Comentarios